Adelgazar en verano: trucos y alimentos que no fallan

Adelgazar en verano: trucos y alimentos que no fallan
¿Cómo comer sano, y no pasar hambre, en verano para mantener el peso sin sufrir ni tener bajones de energía? Porque además esta será la clave para no acabar hinchándonos de dulce o salado poco saludable. Y lo de sufrir para estar guapas, ni se lleva ni es efectivo. Comer BIEN y moderado es la clave, lo sabemos, pero también queremos saber qué alimentos son especialmente recomendables en verano, qué tomar en el desayuno para adelgazar y no tener hambre enseguida, cómo podemos preparar snacks apetecibles y ligeros entre horas… Para saber todo esto, hemos hablado con una experta de los centros de estética Carmen Navarro.
Desayunos saludables que no engordan
¿Cómo empezar el día? “Por la mañana necesitamos despertarnos, y para eso nada mejor que darle a nuestro organismo energía de la buena”, dice Magda Pérez, Beauty Coach de Carmen Navarro. Según esta experta, hay alimentos que nos ayudan a mantener el nivel de azúcar a lo largo del día, como las almendras -uno de esos frutos secos que hacen mucho por tu piel, tu salud y tu dieta-, que además proporcionan proteínas y minerales. “A mí me encanta incluir un kiwi diario durante el desayuno por el aporte de fibra; en verano lo sustituyo por mango, muy refrescante y cargado de vitaminas”, nos cuenta. Y como dice Magda Pérez, si queremos que no nos den bajones (¡y tentaciones de dulce!) durante el día es fundamental añadir también en el desayuno cereales integrales (una tostada acompañada de aguacate y queso fresco…). ¡Energía y calcio asegurados!
Psst. Si quieres conocer más alimentos con un buen aporte de fibra, aquí tienes una selección de 30 alimentos con fibra que incluir en tu dieta.
Pica, pero sano
Como tienen claro los nutricionistas, para mantener el peso hay que comer y no dejar pasar demasiadas horas entre ingesta e ingesta para no sufrir picos de glucosa que nos lleven directas a la nevera. Por eso, a media mañana Magda Pérez recomienda tomar una pieza de fruta como el melocotón, “que tiene carotenos y antioxidantes, que nos ayudan contra los radicales libres y protegen tu piel y tu cabello”. “Sólo comiendo uno a día conseguimos parte importante de la vitamina C antioxidante que necesitamos”, añade.
“Si eres de los que necesitas además mantener a raya la ansiedad por comer de manera compulsiva, tu fruta es el plátano porque mantiene el potasio “up” y su efecto saciante evita que caigas en tentaciones poco saludables”, dice la beauty coach de Carmen Navarro. “Además, es el fruto de la sonrisa porque es una de las fuentes principales de triptófano, que nos ayuda a mantener nuestro estado de ánimo alto y a recuperar la energía que vamos perdiendo a lo largo de la mañana”. Por último, si eres de las que arrasa con la nevera al salir del trabajo o cuando estás nerviosa, no dudes leerte este decálogo para disfrutar de la comida sin ansiedad.
¿Un truco para un picoteo saludable?
“Si combinas alimentos ricos en vitamina C (kiwi, mango, fresas…) mientras tomas otros que contienen hierro (legumbres, pescado…), te aseguras una buena absorción del hierro y además evitas la formación de edemas y los hoyuelos de la piel de naranja si lo que te preocupa es combatir la celulitis”, nos cuenta Magda. “Nos encanta recordar la doble función que cumplen estos alimentos: nos mantienen san@s por dentro pero también por fuera. Y también te vendrá bien incorporar alimentos diuréticos para evitar la retención de líquidos, como los espárragos.
¿Y a media tarde? La experta de Carmen Navarro recomienda los arándanos -una de las 18 mejores frutas para adelgazar y deshincharte-, “que aportan nutrientes, cuidan tu salud cardiovascular y son ricos en antioxidantes… un picoteo más que saludable”. “Como alternativa y pensando en los días calurosos que están por llegar, no dejes de lado la sandía, no solo nos hidrata sino que nos proporcionan potasio y vitamina C”, apunta. Magda nos propone una receta divertida con sandía: ¡una gelatina! “Solo tienes que triturar una parte, añadirle unas rodajas troceadas, una hoja de gelatina y un poco de menta fresca. Ponlo en envases pequeños en la nevera y tendrás un rico y refrescante tentempié”.